Cuidados para la salud de las encías

Consejos de salud

Información y consejos de salud, medicamentos y alimentación

El siguiente artículo muestra información sobre Cuidados para la salud de las encías.

Este artículo pretende aportar información sobre nutrición y salud con caracter divulgativo y sin pretender sustituir la opinión de un profesional de la nutrición o de un médico.

Si tienes problemas de salud o dudas relacionadas con este artículo, Cuidados para la salud de las encías, te sugerimos que los consultes con tu médico o nutricionista.

Salud de las encías

Las encías son una parte importante de tu cuerpo. Éstas constituyen el tejido que se encuentra dentro de la boca. Se encargan de proteger tus dientes y los ayudan a permanecer firmes. Sin ellas, los dientes decaen rápidamente y eventualmente tienen que ser removidos. Por eso cuidar las encías no es un lujo, sino una necesidad.

Lamentablemente muy pocas personas se dan cuenta de su importancia hasta que es demasiado tarde. Afortunadamente, estos problemas pueden ser prevenidos y tratados con relativa facilidad. Lo primero que debes saber para conservar la salud de las encías es identificar cuando hay un problema. Por ejemplo, la señal número uno que indica una irregularidad es el sangrado.

¿Por qué Sangran las Encías?

El sangrado es mucho más común de lo que te puedes imaginar. A casi todas las personas les ocurre en algún momento de sus vidas. En mucho de los casos es causado por algo tan simple como cepillarse los dientes con demasiada fuerza. Además, el sangrado también puede aparecer como resultado de algunas enfermedades en las encías.

¿Cuáles son las Causas de la Retracción de las Encías?

La retracción aparece cuando el margen del tejido en las encías se retrae y expone la raíz de los dientes. Cuando esto ocurre se forman espacios entre los dientes en los cuales las bacterias se acumulan. Éstas liberan toxinas que causan daño a los tejidos cercanos. Si no se trata a tiempo se puede dañar el hueso que está conectado con los dientes causando la pérdida del diente. La primera señal es cuando los dientes se tornan sensibles y parecen lucir más largos de lo usual.

Inflamación de las encías

La retracción y el sangrado de las encías van mano a mano. Es muy probable que haya sangrado si hay retracción; hay múltiples factores que pueden causarla, entre ellos están:

  • La gingivitis: Esta condición resulta en la inflamación de las encías y es el resultado de la acumulación de placa. Si tus encías lucen un color más intenso de lo normal es posible que tengas gingivitis. Si no se trata a tiempo la gingivitis se puede convertir en periodontitis.
  • La periodontitis: Es una enfermedad responsable de alrededor del 70% de la pérdida de dientes en la población adulta que supera los 40 años. Esta condición aparece si la placa que se encuentra en las encías no es removida a tiempo y se convierte en sarro.
  • La genética: Algunas personas son más vulnerables que otras a la retracción. Si tienes una predisposición genética es probable que la desarrolles (si no te cuidas).
  • Cambios hormonales: Los cambios que ocurren en las hormonas de las mujeres a través de las diferentes etapas de su vida, como la menopausia, pueden afectar negativamente la salud de las encías.
  • Cepillarse demasiado fuerte: Al cepillarte ejerciendo fuerza excesiva puedes desgastar el esmalte de tus dientes y causar retracción.
  • Aretes en la lengua o el labio: Si tienes aretes en la lengua o el labio debes saber que la fricción con tu encía puede causar que esta se retraiga.
  • Tabaco: El uso del tabaco hace que aumente el riesgo de que tus encías acumulen placa difícil de remover.
  • Rechinar tu dentadura: Apretar y rechinar tu dentadura con mucha fuerza puede provocar que tus encías se retraigan.
  • No usar el hilo dental: El hilo dental ayuda a evitar que se forme el sarro. Al no usarlo te arriesgas a que el sarro aparezca y cause complicaciones en tu dentadura.

No te asustes, no todo está perdido, debes saber que hay más de un tratamiento para la retracción de las encías.

¿Cómo Recuperar Encía?

Tus encías pueden ser restauradas ya que hay múltiples métodos en la medicina moderna para reparar el daño.

  • Limpieza profunda: Dependiendo del daño que los dientes hayan sufrido, tu dentista puede hacer una limpieza profunda para eliminar toda la placa y el sarro que se haya acumulado. En los casos menos severos, la limpieza combinada con algunos antibióticos es suficiente para que las encías se reparen naturalmente y las bacterias no vuelvan a lastimarla.
  • Reducción de sacos: En los casos más severos, el dentista tiene la alternativa de doblar hacia atrás el tejido afectado para eliminar las bacterias que se encuentran dentro de los sacos periodontales. Una vez han sido eliminadas, el dentista procede a desdoblar el tejido de tus encías asegurándolo cerca de la raíz del diente a la vez que elimina los sacos periodontales.
  • Cirugía regenerativa intraósea: Este método se utiliza para casos en los que el hueso que sostiene el diente ha sido destruido. El dentista procede de la misma manera que en el proceso de reducción de sacos para remover el tejido infectado. Tan pronto se hayan removido las bacterias, se añade una membrana que estimula la regeneración natural del las encías. Luego se desdobla el tejido y se sella fuertemente alrededor de la raíz del diente.
Limpieza de las encías

¿Cómo Tener Encías Sanas? 5 Pasos Para Mejorar la Salud de las Encías

No tienes que esperar a tener sangrado o algún otro problema en tu boca para que decidas cuidarlas. Con los cinco pasos que voy a mencionar puedes reducir la posibilidad de tener que someterte a una cirugía dental.

  • Consumir una dieta saludable: El primer paso para mantener las encías sanas es la alimentación apropiada. Acostumbrarte a comer alimentos ricos en antioxidantes te ayudará a combatir la inflamación y mantener la salud dental. Algunas comidas que son ideales para esto son:
  • Las pasas: Contienen una buena cantidad de antioxidantes que contribuyen a inhibir el crecimiento de ciertas bacterias dañinas que son causantes de enfermedades cerca de los dientes.
  • Té verde: Se ha demostrado que la catequina, compuesto antioxidante, en esta popular bebida es capaz de reducir la inflamación causada por bacterias en las encías.
  • Granos enteros: Al consumir granos enteros (como la avena en lugar del pan blanco) el cuerpo reduce las fluctuaciones repentinas en los niveles de azúcar, lo que previene la formación de proteínas que causan inflamación en el cuerpo.
  • Brócoli: Este popular vegetal contiene altos niveles de vitamina C que ayudan a combatir el daño celular en los tejidos de la encía.
  • No fumar: Si fumas el segundo paso es dejar el cigarrillo. Los compuestos tóxicos en el cigarrillo intensifican la inflamación en tus encías, así que evítalos.
  • No consumir dulces: El tercer paso es evitar o al menos disminuir considerablemente los dulces. El alto contenido de azúcar en los dulces causa inflamación en los tejidos dentro de tu boca. Si los comes, asegúrate de enjuagarte la boca rápidamente.
  • Cepillo de dientes: El cuarto paso es usar el cepillo correcto. Utiliza un cepillo de cerdas suaves para lavarte los dientes por lo menos dos veces al día (al levantarte y al acostarte); ten en mente que los de cerdas medianas o duras pueden lastimar el área con facilidad. Cepilla la superficie externa de tus dientes con suavidad de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba. Es decir, en la parte externa e interna de los dientes superiores cepilla suavemente de arriba hacia abajo y en los inferiores cepilla cuidadosamente de abajo hacia arriba.
  • No te olvides del hilo dental: El quinto paso es usar hilo dental con cera. Sujeta el hilo entre el pulgar y los dedos índices y anular de ambas manos. Colócalo entre los dientes y lo mueves suavemente (no apliques mucha fuerza o te lastimarás la encía).
El brócoli es beneficioso para las encías

Como ves tener una buena salud dental no es difícil. Sólo tienes que aplicar estos principios básicos y evitarás tener que hacer visitas de emergencia al dentista.